• Zaid Aramiz

¡Veintidiez!


Hace unos meses cumplí 30 años, es realmente curioso cómo pasa el tiempo, cuando tienes 20, crees que el mundo te pertenece, crees estar en el mejor momento de tu vida y te crees capaz de hacer todo absolutamente posible, sabes que puedes beber todo el alcohol del mundo en una noche y no morirás, o que puedes fumarte más de 45 cigarros en una noche sin dolor alguno de cabeza al día siguiente, o puedes acostarte con cuantos te parezca apropiado en una sola noche, los 20’s los vives al límite, sabes que no volverán… y deseas que no lo hagan, o al menos eso yo me repetía una y otra vez mientras caminaba a mi casa, en víspera de mi cumpleaños, no estaba aterrado por la llegada de los 30, más bien, lo que realmente me asusta es que realmente esperaba poder tener 30, porque sabía que lo mejor estaba por venir, a los 20 eres capaz de cometer error tras error y levantarte rápidamente, la ventaja de los 30 es que ya sabes cómo caminar para no tropezar más, o aprendes a caer (como en mi caso).

Debo de decir que adoro mis nuevos 30, no hubiera querido llegar de otra manera, no hay nada mejor y más divertido que ser bitchy/amargado/sarcástico/cínico... por ratos siento que soy la Bianca del Rio de la temporada de mi vida (si no saben de qué hablo, corran a Google a buscar 'RPDR season 6 winner'…) no es que realmente a los treinta odie a todo el mundo, o todo me desagrade, pero creo que en realidad es una edad en la que me empezó a importar lo que dice la gente... realmente a los veinte pensaba que no me importaba lo que decía la gente y ahora a en los treinta me doy cuenta que es momento de que me importe... y ¡me importa una chingada!

Lo que es real, es que no puedes quedarte todo el tiempo con lo que los demás digan de ti, en realidad seria super ilógico dejarte llevar por lo que desconocidos piensen de ti, de hacerles caso preferiría quedarme en mi casa, encerrado en mi habitación, en cama (debajo de mis cobijas), entonces mejor prefiero salir al mundo y hacer público mi desprecio hacia aquellos que me desprecian, porque, seamos honestos, ser parte de una minoría no es cosa fácil, afortunadamente, yo no podría ser de esa minoría. Porque está bien ser diferente, está bien cumplir 30 y está bien tener treinta y tener tres compromisos rotos y seguir jugando a la novia fugitiva (mi situación).

Llámenme Millenial si quieren, pero no es que en realidad no me quiera casar, es solo que creo que no es una decisión que se tome a la ligera, creo que la mayoría de las personas que se casaron antes de los treinta ya están divorciadas, o en trámites de, porque a la larga creo que te das cuenta que no es fácil soportarte treinta años, y que en definitiva nadie más que tú mismo lo harás, porque al paso del tiempo las parejas van y vienen, y no todo el tiempo funciona o las cosas pasan como lo esperas. Las relaciones a los treinta son complicadas. Recuerdo cuando tenía 22 y soñaba con que a los 30 estaría casado, tendría un bello hogar, con un gato un perro y posiblemente un bebé en camino de áfrica, o de china, o de algún lugar donde los pequeños fueran rechazados y facilitara el proceso de adopción.

Ahora a mis treinta lo que más anhelo es poder terminar de ver mi lista de películas pendientes en Netflix, o terminar las temporadas de las series que no he visto y en definitivo eso no va tan de la mano con trabajar más de ocho horas al día, para poder pagar un crédito hipotecario, un crédito de automóvil (suficiente tengo con mis deudas por comprar ropa interior atrevida y cara) y todos los gastos que conlleve un bebé, para mal dormir, mal trabajar, mal vivir y darte cuenta que en realidad la felicidad no era el matrimonio en el bello hogar con el hijo, el perro y el gato, y todo eso si quitamos de la ecuación al marido, al que podemos llamar el elemento X, porque igual que en las ecuaciones que aprendimos en la prepa, todo el tiempo creíamos tener la respuesta adecuada a esa X, pero nunca era real, y siempre era complicado y sin sentido. Entonces básicamente el matrimonio es como una ecuación de tercer grado, nunca estarás seguro de tener la respuesta correcta, pero al menos sabrás que hiciste tu mejor esfuerzo por conseguir la calificación más alta. ¿Quién decía que las ecuaciones en la prepa eran conocimiento incensario?

Y así es como a los treinta te das cuenta que tiene un sinfín de términos para definir a las personas que están en tu vida, desde los exnovios que aun frecuentas, pero te das cuenta que solo pueden ser amigos, hasta los amigos con derechos que ya no quieren solo sexo, o los amigos que te buscan cuando terminan con sus novios para tener sexo contigo y después regresar con sus ex (ya sé, muy complicado, pero será el tema de la siguiente columna), todo esto podría sonar como que el sexo es lo más sencillo de conocer cuando tus conocidos son tantos, pero la triste realidad es que no es así, porque nuevamente te encuentras con personas que solo quieren sexo, sin amor, o personas que quieren amor sin sexo, y es cuando te planteas que quieres, puedo decirlo, a título personal (como todo en esta columna), que no estoy seguro de que espero de alguien, lo que puedo decir con toda la certeza del mundo es que sé exactamente lo que NO espero de alguien, como por ejemplo, ponerme ropa interior sexy para una 'cita especial' que solo termine en una visita al cine. Muy complicado.

Las relaciones que estoy seguro que no son complicadas a esa edad, y hablo con todo conocimiento de causa, son las amistades, a los treinta te das cuenta que solo tus mejores amigos te soportan, y que en definitiva si vivieron anécdotas hace 10 años y aun se ríen de ellos en definitiva esas personas pueden ser considerados tus mejores amigos, y es cierto lo que dicen, puedes contarlos con los dedos de una mano. Sabes que son personas realmente importantes cuando dejas de verlos meses y cuando los ves de nuevo pueden pasar desde un almuerzo casual hasta una noche de karaoke en La Malagueña sin que el tema de conversación acabe. Los verdaderos amigos son lo que realmente permanecen contigo después de los 27, los que te cuidaron mientras vomitaste en una cubeta de cervezas a tus 18, son los que se besuquearon con un tipo solo para quitártelo de encima en una mala fiesta, son los que se burlaban de ti en la montaña rusa, los que se rieron contigo en ese cumpleaños y lloraron contigo dos meses después cuando te rompieron el corazón. Son los que están dispuestos a manejar medio país si necesitas ser rescatado de una mala cita, o a los primeros que llamas después de un terremoto. Y cuando miras hacia atrás, te das cuenta que con ellos junto a ti, los treinta no serán nada malo.

—Desearas que no vuelvan… desearas que no vuelvan… desearas que no vuelvan… — me repetía, a solo unas horas de mi cumpleaños, mientras caminaba a mi casa después del trabajo, y realmente me di cuenta que no me hubiera gustado vivir mis 20's de otra forma, porque la mejor etapa de mi vida, está por comenzar. Bienvenidos a mi vida ¡Veintidiez!

#veintidiez #cuandotenia20 #armizao

10 vistas
Nosotros

Somos un grupo de jóvenes pertenecientes a la diversidad sexual en México interesados en difundir las noticias, bufe y perreo que nuestra comunidad provee a todo el mundo.

Contacto

E-mail:

webqueperra@gmail.com

 

Whatsapp:

+52 55 3997 6018

Redes Sociales
  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • YouTube Clean Grey
Logo Que Perra Web

© 2017 ¡Qué Perra! Creado por y para la comunidad de Diversidad Sexual en México