• Zaid Aramiz

Veintidiez - Como si la primera vez no hubiera sido suficiente.


Hace muchos años tuve un novio, era un encanto, tenía varios años que vivía lejos de sus papás, era muy atractivo y teníamos buen sexo, vivimos juntos y después de varios años de relación, me enteré que me engañó varias veces, terminamos, y después de algunos meses y con todo el poder del apego, regresamos... solo para destruirnos un poco más, como si la primera vez no hubiera sido suficiente, y no era que en realidad fuera un mal tipo, más bien, estábamos en diferentes momentos de nuestras vidas, muchos años más tarde entendí que tal vez él necesitaba tener una relación abierta, cosa que yo no era capaz de darle en ese momento, muy a pesar de todo lo que pudo ser, nos volvimos amigos, no amigos de esos que se ven varias veces por semana, pero si nos seguimos frecuentando, hace unos meses me enteré que se casó, y que su novio y el viven muy felices juntos teniendo dicha relación abierta, estoy feliz por él, no feliz en el sentido de amargado envidioso, sino más bien en un buen sentido, me alegra que haya encontrado lo que buscaba, en cierta forma con mi egocentrismo por delante (maybe), el que yo haya sido parte de su vida, tal vez sirvió para que descubriera que realmente necesitaba tener una relación abierta. De pronto siento que me convierto en ese algo de la gente que los hace reconsiderar su vida y darse cuenta que es lo que les falta, o necesitan tal vez, por mi parte yo siempre he creído que las segundas partes de las relaciones no son buenas y reafirmé todo con este novio, regresamos y nada mejoró, desde entonces no creo en las segundas partes.

Evidentemente en 30 años de vida he acumulado una serie de ex novios, ex amigos cariñosos y ex conocidos, pero haciendo un recuento de muchos de ellos, la mayoría me han dejado por regresar con sus ex, y no es que realmente sea algo lamentable, a mí en realidad me parece algo un tanto egoísta, es como si en realidad no existiera otra persona de acuerdo a tus necesidades y por ello regresas, pero sépanlo de una vez, la gente no cambia, podrán modificar ciertas actitudes, pero jamás cambiar en realidad. Esto viene de un cierto desencanto que tengo con varios tipos con los que he salido, al parecer para todos parezco una buena opción, pero jamás la prioridad (buah buah... tóquenme el violín más pequeño del mundo) y no es que en realidad esto pudiera afectar mi vida, es solo lo comento porque es la razón de este texto, haciendo un pequeño recuento de estos tipos, han sido más en realidad de los que pensaba.

Puedo empezar hablando de Alex, un encanto de niño, quedé enamorado de él la primera vez que lo vi en la cafetería donde trabajo, por alguna extraña situación coincidimos varias veces, intercambiamos números, tuvimos un par de citas hasta que un día apareció en la cafetería de nuevo, en un mal momento, yo estaba algo ocupado pero le ofrecí algo de tomar, Alex me aseguró que estaba ahí porque necesitaba hablar conmigo, entendió que no era buen momento y se marchó, unas semanas después me contó por whatsapp que regresó con su ex, me sentí decepcionado, creía que teníamos algo, pero evidentemente, no era un algo tan importante como para olvidar a su ex (no pasa nada, no me "agüito"). Han paso un par de años y no he sabido de Alex, por amigos en común y las aplicaciones de ligue, en alguna ocasión tuve un par de citas con su ex, sin yo saberlo, solo uniendo cabos y personas que conocíamos caí en cuenta que era él, decidí que lo más sano seria retirarme de ese triángulo amoroso involuntario.

Después vino Julio, un chico realmente no guapo, pero tenía cierto encanto, y besaba muy bien, un par de salidas al cine y a comer, para enterarme por facebook que había regresado con su novia, sí, escribí novia, y desde entonces supongo fueron muy felices, en realidad no he querido tener contacto con él; no por su bisexualidad, más bien porque jamás me dijo que regreso con su novia.

Podría continuar con al menos otras cuatro historias similares, pero pues ya entendimos de que va, sales conmigo, reconectan con sus ex, prefieren a los ex. Así llegamos a los más recientes, Ricardo; si aquel que mencionaba hace un par de columnas que de pronto desapareció, solo fue eso, dejo contestar así que deje de escribirle, un mes exactamente después de mi cumpleaños reapareció, yo estaba a punto de hacerme mi segundo tatuaje (un matching tattoo con mi mejor amigo) en una pequeña conversación, que no sé cómo empezamos, me conto que igual se tatuaría en esas fechas y que había regresado con su ex, pero que ya habían terminado de nuevo, amablemente se ofreció en acompañare a mi tatuaje y a que retomáramos nuestra relación sexual, evidentemente acepte porque, pues es sexo. y básicamente como niño que soy. no se decir que no cuando se trata de sexo con alguien que me gusta, entonces el martes de esa semana me acompaño a hacerme mi tatuaje... el sábado en la noche cambio su estado a en una relación en facebook, con su ex. Peor me aseguro que podríamos seguir con nuestra amistad sexual, pero no porque tuviera una relación abierta, más bien porque (supongo) quería demostrarle a su novio/exnovio que él podía serle infiel también, la verdad es que tampoco quise quedarme a investigar que pasaría, trato de evitar el conflicto en mi vida y más si un fulano lo genera.

Antes de pasar al último quiero retomar un poco de mi texto anterior (Re-cap). Recuerden que hablaba de Alfredo, salimos al cine y yo en realidad quería ir a un hotel, cedi un poco y salimos un par de veces más, después de parecer bastante interesado, de pronto solo dejo de escribir, tampoco soy tan psicópata como para de inmediato pensar que hay algo mal, asumo que la mayoría de la gente, igual que yo, tiene miles de ocupaciones y preocupaciones a lo largo de un día, por tanto, pensaba que solo era eso, que Alfredo tenía tantas o más ocupaciones que yo, en realidad no le di mucha importancia, pero de pronto aparecieron una serie de mensajes en su muro de facebook, varios estados comentados por un alguien a quien parecía darle importancia, entre líneas se dejaba ver que era su ex, honestamente en ese momento le di unfollow y espere que algún momento me escribiera, no estoy de ánimos para rogar por atención, en primera por la larga historia que arrastro de tipos regresando con sus ex, y en segunda pues simplemente yo no estoy listo para el dating, además, en este momento especifico de mi vida, no estoy ya para jugar con los ex, creo después de los 26 te das cuenta que las personas que están en tu vida es porque quieren estar y no tienes que mendigar amores ni amistades, y creo firmemente que lo mejor es hablar francamente con el otro y no enviar mensajes cruzados, y ser real sobre todo.

Buscando ser real sobre todo, en alguna de las ocasiones que salí con Alfredo lo invite a un concierto, me llevo a otro lado y a entender el tema del interés y el destino, pero, esa es otra historia.

#veintidiez

24 vistas
Nosotros

Somos un grupo de jóvenes pertenecientes a la diversidad sexual en México interesados en difundir las noticias, bufe y perreo que nuestra comunidad provee a todo el mundo.

Contacto

E-mail:

webqueperra@gmail.com

 

Whatsapp:

+52 55 3997 6018

Redes Sociales
  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • YouTube Clean Grey
Logo Que Perra Web

© 2017 ¡Qué Perra! Creado por y para la comunidad de Diversidad Sexual en México