• David Meneses

26 de julio de 1978 - El Inicio de la Revolución Homosexual Mexicana


A través de los diferentes movimientos sociales que se dieron, tanto en el mundo como en nuestro país, durante la década de 1950 y 1960 se fue construyendo una oleada revolucionaria en todos los campos de las sociedades. La sexualidad no fue ajena a estas transformaciones: reclamar derechos políticos estaba íntimamente ligado a reclamar derechos sexuales. Es por ello que el último empujón brindado por la revuelta de Stonewall, abre un nuevo frente de lucha de lo sexual dentro de las esferas públicas y políticas, ya que es parte de hacer y entender la democracia.

Todo el aprendizaje de estas décadas confluyó en el campo de la lucha sexual, entendiendo que


"los sujetos utilizan categorías y valores sociales para entender, vivir y representar su sexualidad, debido a que esta les permite configurar relaciones de distinción y poder con otros sujetos sociales".[1]

Con lo anterior podemos entender que el campo de la lucha sexual legitima la existencia de sujetos (homosexuales y lesbianas), que poseen una forma diferente de expresar sus emociones erótico-afectivas mismas que, de acuerdo a las esferas dominantes, “no pueden ni deben existir”, negándoles, así, su estatus ontológico y llegando con facilidad a una otredad a la que se le califica de “enferma”, “perversa”, etc. a las formas no dominantes de expresión sexual y afectiva.

Es dentro de este escenario que hace su aparición el FHAR en abril de 1978, dicho grupo se identificaba con las ideas socialistas y de izquierda, más allegadas a los postulados marxistas, lo cual lo posicionó como el grupo más radical de ese momento.

El FHAR se enfocaba en la reivindicación de cualquier expresión de disidencia sexual y, al mismo tiempo, buscaba una estrategia para detener las razias policiacas contra la comunidad homosexual, al respecto el grupo manifestaba:

“(…) que la práctica misma de las redadas no se ampara en consideraciones avaladas por ninguna de las leyes que nos rigen como ciudadanos mexicanos y son, por ello, profundamente violatorias de los derechos constitucionales y las garantías individuales” [2]

El grupo enarbolaba su ideolología en un texto publicado en julio de 1978 donde se define a sí mismo:

"El sector más combativo, enérgico y progresista de los homosexuales mexicanos nos hemos aglutinado en torno al Frente Homosexual de Acción Revolucionaria que, partiendo de una conciencia de clase, hace suyas las reivindicaciones de la clase trabajadora reprimida y se solidariza con ella, exigiendo a la vez su solidaridad contra la represión policiaca en todo México contra los homosexuales."[3]

"La aparición del FHAR trajo consigo una reflexión teórica respecto de la 'cuestión gay', en la que se reclamaba el derecho a la ciudadanía y la participación política. Al mismo tiempo transmiten una nueva imagen de sí mismos, manteniéndose orgullosos de ser homosexuales."[4]

De esta manera trascendió la lucha de la visibilización, el FHAR dio por sentada la necesidad de salir a la calle, incluso como una obligación, mostrarse orgulloso de la condición homosexual, lo que pretendió, entonces, fue exigir derechos iguales a los de las personas heterosexuales.

"El primer paso que dimos fue reconocernos individualmente con orgullo y

alegría, rechazando enérgicamente todas las ideas, llenas de ignorancia y de prejuicio que se han difundido contra nosotros (…)

Tenemos un periódico y una revista donde expresamos sin miedo y con orgullo nuestra condición como personas diferentes, con el mismo derecho a expresar abiertamente y de manera propia nuestro afecto y nuestra sexualidad".[5]

Dentro de la gran valía que presentan las acciones del FHAR quizá, la de mayor importancia, haya sido la de presentarse como un grupo abiertamente homosexual, ellos se encargaron de abrir las calles y de romper el closet, el 26 de junio de 1978 realizaron la primera aparición pública “masiva” de la homosexualidad en nuestro país, todo ello enarbolado por la conmemoración del inicio de la Revolución Cubana.

De esta manera se gestó un rompimiento brutal a la negación establecida desde la sociedad “de las buenas costumbres”, esta vez, el closet abrió sus puertas para comenzar una lucha sin cuartel por los derechos de los homosexuales, esta vez, no hubo un rompimiento violatorio -como lo sucedido en el baile de los 41-, esta vez, las puertas, no se volverían a cerrar.

De esta manera tenemos un doble motivo para conmemorar el 26 de julio, primero por una de las revoluciones socialistas que han transformado la historia de la humanidad y segundo por la revolución homosexual mexicana.

[1] Núñez Noriega, Guillermo. ¿Qué es la diversidad sexual?. México. CIAD/UNAM-PUEG/Ariel. 2016. P. 29

[2] Citado en: Barreto, Celia. “Ni enfermos ni criminales, simplemente homosexuales”. El Movimiento de

Liberación Homosexual en México (1978-1982) y su estrategia de contestación discursiva de la sexualidad dominante. UACM. P.10

[3] Citado en: Mogrovejo, Norma. Un amor que se atrevió a decir su nombre. Plaza y Valdez Editores. México. 2000.P. 71

[4] Ídem P.71

[5] Citado en: Barreto, Celia. “Ni enfermos ni criminales, simplemente homosexuales”. El Movimiento de

Liberación Homosexual en México (1978-1982) y su estrategia de contestación discursiva de la sexualidad dominante. UACM. P.9


#marchaLGBT #LGBT #RevolucionHomosexual #movimientoslgbt #stonewall #FHAR #DiversidadSexual

191 vistas1 comentario
Nosotros

Somos un grupo de jóvenes pertenecientes a la diversidad sexual en México interesados en difundir las noticias, bufe y perreo que nuestra comunidad provee a todo el mundo.

Contacto

E-mail:

webqueperra@gmail.com

 

Whatsapp:

+52 55 3997 6018

Redes Sociales
  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • YouTube Clean Grey
Logo Que Perra Web

© 2017 ¡Qué Perra! Creado por y para la comunidad de Diversidad Sexual en México