• Richard Cruz

Confesiones de un prepago Capítulo II: El Despertar


Siempre fui una persona correcta, que se regía por las normas que la sociedad estipulaba para una vida normal, hasta que me di cuenta que eso no era vida...

Después de lo sucedido ya estando en casa me puse a pensar en lo que había pasado, no me sentía bien, pero tampoco me sentía mal, una sensación que no sabía explicar.

No puedo decir que no me gustó, pero tampoco puedo decir que sí, realmente en lo único que podía pensar era en todo lo que podía conseguir de una manera tan dura, pero relativamente sencilla.

Inmediatamente venía a mi cabeza todo aquello que me enseñaron de pequeño, el que una persona debe estudiar, prepararse, trabajar y esforzarse para conseguir todo lo que queramos, los valores que se nos inculcan desde pequeños y todo aquello que se necesita para ser una persona de bien, también se nos enseña lo que está bien y lo que está mal, ¿Pero?...

¿Quién decide lo que está bien y lo que está mal en la sociedad de todo el mundo?

- ¡Exacto! El imperfecto ser humano.

Es por ello que decidí probar de nuevo lo que había sucedido, solo así sabría si era lo que realmente quería, pero ésta vez decidí hacerlo de una manera profesional.

Así que ingrese a una página de internet en la cual podría ofrecer mi servicio como Scort asegurando que se me pagaría mucho antes de ver a la persona.

Ciertamente, no sabía qué costos poner por el servicio o cumplir fantasías, así que revisé los demás perfiles para poderme dar una idea y al ser bastante joven y de buen ver, sabía que mi anuncio atraería a mucha gente, pero tampoco podía dejar que cualquiera me tuviera, solamente aquellos que realmente pudieran pagar por lo que creían ellos merecer.

Así que decidí publicar mi primer anuncio con la cifra de $300°° USD como costo inicial en cualquier servicio. Es increíble cómo pueden pagar eso y más por alguien a quien consideran “perfecto”.

Finalmente después de recibir algunos mensajes, termine quedando con mi primer cliente oficial, el cual con tal de que le diera el servicio terminó ofertando $500°° USD.

Realizó el depósito correspondiente tres horas antes de la hora acordada. Ya tenía el dinero, podía tan solo no presentarme en el lugar acordado, pero mi curiosidad de saber cómo sería y si es lo que realmente quería eran más grandes que mis ganas de estafar y robarle a ese señor, así que decidí llegar.

Camino al hotel y habitación acordada no podía parar de pensar en cómo sería, si era viejo, apuesto, si olía bien, si era limpio, si me gustaría…

Al llegar toqué la puerta de la habitación e inmediatamente una voz muy atractiva y varonil me respondió:

-Adelante, está abierto.

Con un tono de voz suave.

Al abrir la puerta y entrar me lleve una gran sorpresa, pues no era el típico modelo atlético, rubio de ojos azules, pero a decir verdad no era feo.

Antes de iniciar con el servicio me ofreció un trago y cigarrillos para ambos relajarnos, me contó de su vida, yo le inventé la mía. Y me di cuenta que en ese tipo de profesión incluso terminabas siendo amigo, confidente y psicólogo de tu cliente, obviamente todo con absoluta discreción.

Le establecí mis términos y condiciones, él aplicó los suyos y comenzó el servicio, simplemente me dejé llevar.

Al terminar, se fue inmediatamente asegurando que nos volveríamos a ver. Yo decidí tomar una ducha antes de irme, mientras lo hacía no podía dejar de pensar en lo que había sucedido.

No sabía a ciencia cierta si fue su voz, su cuerpo, su rostro, sus ojos, el trato que me dio, el dinero fácil o el alcohol que ingerí, tan solo podía decir que ésta vez, me gustó.

Y fue así como comenzaría a crecer un monstruo dentro de mí que vería al mundo como un negocio y a las personas como clientes.

#confesionesdeunprepago #richardcruz

54 vistas
Nosotros

Somos un grupo de jóvenes pertenecientes a la diversidad sexual en México interesados en difundir las noticias, bufe y perreo que nuestra comunidad provee a todo el mundo.

Contacto

E-mail:

webqueperra@gmail.com

 

Whatsapp:

+52 55 3997 6018

Redes Sociales
  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • YouTube Clean Grey
Logo Que Perra Web

© 2017 ¡Qué Perra! Creado por y para la comunidad de Diversidad Sexual en México