• Onelia Díaz

El fraude de la mujer trans

Actualizado: jul 9


El fraude de la mujer trans

Onelia Díaz

La Marcha del Orgullo LGBTTTI no es un evento partidista. Y menos aun obedece a homofobicos tan miserables como AMLO y su “secretario de diversidas” jaime lopez vela.

Virginia Davenport.

El concepto de traición es un tema delimitado dentro de la comunidad LGBTTTI, la desacreditación y la difamación son conceptos diferentes al de la traición porque en sus acciones, tienen la intención de herir personas; la traición, por su parte, no sólo hiere, repercute en el desarrollo estructural de una sociedad alterando el avance de su población más vulnerada. Hoy, la comunidad diversa ha sido engañada, sobre todo, la comunidad trans es estafada por los hechos políticos del 17 de mayo. La fotografía que ilustra el “Día Nacional de Lucha contra la Homofobia” es un retroceso al movimiento trans. El presidente Andrés Manuel López Obrador sujeta una bandera arcoíris con una mujer de nombre Gloria Hazael Davenport Fentanes quien es conocida como Virginia Davenport.



¿Quién es ella?

El portal DESASTRE presenta un currículum de Virginia como “una mujer trans, activista, periodista que ha escrito en diversos medios que han llegado a ganar credibilidad, así como una mujer especialista en Derecho y trabajo en las poblaciones trans” (enlace: http://desastre.mx/mexico/quien-es-la-activista-transexual-que-ondeo-la-bandera-lgbt-con-amlo/). Sin embargo, la historia de Virginia es otra.


Empezó en uno de los primeros grupos de activistas trans buscando sobresalir y ser reconocida ante la comunidad, con el paso del tiempo, su historia comenzó a plagarse desde el anonimato. Cuando preguntas a otros activistas, la imagen de Virginia es reducida a la siguiente frase: “es una oportunista que sólo busca su propio beneficio”. A lo largo de su carrera no se le ha reconocido como una mujer trans, incluso, sus propias compañeras activistas la han señalado e incapacitado para este trabajo.

Se le ha acusado de difamar a una gran cantidad de personas, en uno de sus últimos escritos, “Lo que me dijo el Presidente” publicado el 23 de mayo en el portal desdeabajomx: (http://desdeabajo.mx/2019/05/lo-que-me-dijo-el-presidente/?fbclid=IwAR0r-7tVGrVwdnwiu2N5M1WUCa-EYJXHW5Jxh7PccbrNOKMBqaoSt2r3Ozk) ella refiere que un grupo “gay de derecha” “homonormado” “neoliberal”, “clasista”, “conservador” y de otras índoles transfóbicas han cuestionado que su imagen represente la actual lucha de un movimiento LGBTI al que nunca se pronunció con honestidad, y es cierto, Virginia, no defendió a la comunidad trans en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto ni en ningún momento, se dedicó a difamar a una gran cantidad de activistas, funcionarios y otros miembros LGBTI por encargo de otras personas; basta con entrar a sus perfiles de Facebook para conocer su personalidad.



1.-Sus últimas publicaciones señalan una burla a Gloria Careaga Pérez quien acaba de ser nombrada titular del Programa Especial de VIH y Derechos Humanos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Virginia se deslinda del destino de miles de pacientes que están en peligro de no recibir tratamiento contra el VIH haciendo ironía que Careaga es especialista en desviar fondos (sin importarle a Davenport que también existen personas trans necesitadas de medicamento) Las acusaciones contra Careaga y su pareja Patria Jiménez se deben a desvíos de recursos que hacían a cuentas privadas en las pasadas Marchas del Orgullo LGBTI, Virginia también señala al activista Luis Manuel Flores Perea por desvío de fondos.

2.-El grupo gay de derecha al que Virginia se refiere encabeza a activistas que forman parte del comité histórico de la Marcha del Orgullo LGBTI. Figuras como: Juan Jacobo Hernández, Gilda Jara, Alonso Hernández (quien acusa de haber creado el llamado “tabulador”, una lista de precios que se cobra para todo tipo de carros, camionetas, plataformas y demás vehículos que se utilizan para la Marcha del Orgullo), Xabier Lizarraga, Sergio Téllez-Pon, entre otras figuras (de las cuales ninguna estuvo con el presidente Enrique Peña Nieto en la famosa foto del día que los LGBTI se reunieron con EPN).

3.-La campaña sucia contra Antonio Medina, Manuel Alfredo Flores Oropeza y Valentina Thelema que trabajan en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) cuando Diana Sánchez Barrios hizo su renuncia para pasar al Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Durante varios meses (y hasta la fecha), Virginia denunció a estás figuras como incitadores de la violencia contra mujeres trans. Sin embargo, a pesar de que estos dirigentes del PRD en verdad estaban cometiendo errores, la desacreditación hizo que Diana Barrios ganará una posición privilegiada en Morena que se vería desarticulada cuando comenzó su movimiento en contra de la Clínica trans. Actualmente, Diana Sánchez Barrios creó un movimiento de personas trans (que brillan por su falta de credibilidad) entre ellos se logra vislumbrar a Valentina Thelema como una paradoja totalmente borgiana. En estos momentos, se aprecia una separación de Diana Barrios y Virginia Davenport.


4.-Tal vez una de las difamaciones más traicioneras, la que realmente demuestra las ambiciones de ésta mujer es el ataque al funcionario Jaime López Vela acusado de un desvío de 100 mil pesos teniendo como cómplices al mismo Presidente Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres para promocionar al partido de Morena con una obra de teatro gay, después, las acusaciones irían hacía Ricardo Monreal quien era jefe de la delegación Cuauhtémoc en 2016 que permitió el uso de espacios para difundir la obra. Durante mucho tiempo, Virginia atacó a López Vela de ser transfóbico, de cobrar dinero a mujeres trans para el trámite de cambio de identidad (que era gratuito) y de valerse de negocios sucios a través de su fundación. Los mensajes de odio hacía AMLO son la cereza en el pastel en esta historia.

¿Pero qué pasó cuando Virginia Davenport de un momento a otro se pasó a Morena?

La relación con López Vela se convirtió en una simulación risible donde Virginia era la mejor amiga del funcionario (hasta se pronunció en contra de Carlos Loret de Mola cuando éste encaró a AMLO y acusó a Jaime López de una licitación para la compra de medicamentos de VIH exhibiendo un fraude económico). Las fotos donde Virginia sale sonriendo con Jaime son la mayor muestra de hipocresía de una mujer trans que nunca ha querido trabajar para la comunidad trans, ni para nadie, su único interés es tener dinero para vivir con privilegios, oprimiendo a otros, fingiendo austeridad a través de una máscara.

Virginia Davenport se escuda bajo un discurso seudo-feminista, seudo-intelectual donde denuncia problemas que ni siquiera se adaptan con coherencia a México. Se escuda bajo frases de autores, de teorías y manifiestos que encajan en una escritura torpe, permeada de difamaciones que suelen repetirse en sus conferencias donde no vemos ningún caso resuelto por ella. Virginia Busca otras figuras intelectuales (opinólogos, mujeres feministas que desconocen el mundo LGBTI, otras mujeres trans sin ninguna clase de estudios o cultura) para demostrar su credibilidad intelectual. Davenport ha fomentado el odio a través de la manipulación, crea problemas donde no los hay. También es acusada de ser cómplice en la golpiza de un grupo de activistas LGBTI que sufrieron hace años por parte de Diana Sánchez Barrios y de servirle a sus intereses.

Actualmente, Virginia Davenport forma parte del Parlamento de las Mujeres de la Ciudad de México. Su influencia ha manipulado la toma de decisiones del Parlamento; ella, estuvo en contra de las recientes reformas a favor de las infancias trans con el argumento de que los infantes trans no deben acceder a un tratamiento hormonal porque es capitalista, porque es neoliberal; su visión está haciendo un retroceso en los derechos de las personas trans, las está vulnerando como si objetivo fuera atrasar los avances en materia de derechos para tener dinero, para decirse que es útil y necesaria.


Hoy, más que nunca, la historia del movimiento trans grita en silencio desde una oscuridad inalcanzable, abandonada en el subsuelo, imperceptible, invisible e intratable. La Cuarta Transformación (4T) no es diversa, no es feminista, no es trans ni mucho menos justa. Con tantos títulos, con tanta trayectoria, Virginia Davenport pudo enfrentar todas las acusaciones que ha hecho a lo largo de los años, pero ha preferido cruzarse de brazos y convertirse en esas figuras corruptas que tanto dice despreciar.

Nuestro gobierno no tiene la menor idea de quienes se encuentran entre sus filas, si la historia fuera justa, fuera transparente, ese día, frente al presidente, las personas que estuvieran ondeando la bandera arcoíris y la bandera trans (que tanto hizo falta) hubieran sido otras mujeres transgénero y no Virginia.




Esta y todas las notas son responsabilidad de sus autores, cualquier duda o aclaración directo con el Autor Onelia Díaz:

oneliaperiodistalgbti@outlook.com


#virginiadavenport #jaimelopezvela #JoséAntonioMedina #patriajimenez #gloriacareaga #alonsohernandez #juanjacobohernandez #gildajara #xabierlizarraga #sergiotellezpon #valentinathelema #dianasanchezbarrios



3,258 vistas
Nosotros

Somos un grupo de jóvenes pertenecientes a la diversidad sexual en México interesados en difundir las noticias, bufe y perreo que nuestra comunidad provee a todo el mundo.

Contacto

E-mail:

webqueperra@gmail.com

 

Whatsapp:

+52 55 3997 6018

Redes Sociales
  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • YouTube Clean Grey
Logo Que Perra Web

© 2017 ¡Qué Perra! Creado por y para la comunidad de Diversidad Sexual en México